A nuestro lado los Prodígios ¡Se vuelven Leyendas!
Detalle de noticias
Edson Álvarez, a paso firme


02 de Enero del 2017 / 13:24  
La carrera de Edson Álvarez avanza a un ritmo vertiginoso de la mano de Ricardo Antonio La Volpe y de un grupo de jugadores que le ha dado todo su apoyo para que se haga de un sitio en el profesionalismo.

A tres meses y medio de su debut con el equipo mayor del América (en un juego de la Copa MX ante Mineros) Álvarez se ha proyectado hasta un sitio insospechado que lo tiene ya en la final de la Liga MX, ante Tigres, y dentro del Mundial de Clubes. “Es un sueño”, reconoce.

Ha sido afortunado Álvarez desde que fuera llamado por el uruguayo Gustavo Matosas para entrenar unos minutos con el primer equipo. Desde entonces sólo ha recibido bendiciones: ha sido capitán de la Selección Nacional Sub 20, figura en divisiones inferiores y uno de los debuts de mejor pie en el año.

“No tengo palabras para describir lo emocionado que estoy, lo agradecido con Dios que estoy. Todo ha sido muy rápido, la oportunidad me llegó antes de lo esperado. Soy un bendecido de poder estar en esta institución. Me siento con una gran responsabilidad de demostrar que la cantera está preparada, mostrar que se vienen haciendo bien las cosas desde abajo y no queda más que encarar el reto de la mejor manera, estar listo para lo que se viene”, comenta.

En la cancha, el éxito del apodado Machín de Tlalnepantla se ha dado por su polivalencia y por lo bien que sabe salir con el balón desde la zona baja, como le gusta a La Volpe: ha jugado como lateral, como central (su posición natural) e incluso como un doble pivote junto a William da Silva, ya con 617 minutos acumulados en la Liga y siete juegos como titular.

“La llegada de Ricardo fue muy buena, él tiene una forma de trabajar muy peculiar y estamos muy contentos con él. Sólo queda seguir trabajando para todo lo que se venga”, explica. Otra pizca de fortuna, porque son pocos los técnicos que saben enseñar los mejores conceptos futbolísticos a los jóvenes.

Y mientras todo sale a favor, Álvarez, de 19 años, presume que su rutina casi no ha cambiado. Si bien ahora pide taxi desde Coapa hasta su hogar en Tlalnepantla y se ha olvidado de andar en Metro, todavía siente los nervios de jugar un partido, la emoción de dar un autógrafo y el deseo de aprender más. De esto último, además de La Volpe, se encargan Daniel Guerrero Rubens Sambueza, Pablo Aguilar y Paolo Goltz, sus guías en el vestidor.


Recomienda esta noticia